El Aeropuerto de Huesca Pirineos en fase terminal

El caso del aeropuerto de Huesca es de estulticia gerencial y con flecos de bobería política, pues gran parte de sus gastos son públicos. El Aeropuerto Huesca Pirineos es el menos rentable de toda Europa, o lo que es lo mismo, el que más pierde de toda Europa en relación al número de clientes. ¿Qué queremos hacer con el Aeropuerto Huesca Pirineos?; por que da la sensación de que precisamente es esto lo que más nos falla, saber definitivamente qué queremos hacer. Tal vez incluso, cerrarlo. ¿No hemos sido capaces de encontrar alternativas turísticas a esta infraestructura tan importante para Huesca y el Pirineo aragonés?

En el mes de julio de 2011 tuvo 15 pasajeros, pero a cambio mantenerlo abierto costó durante ese mismo mes 300.000 euros. Tendrían que haber pagado 20.000 euros cada pasajero, simplemente para mantenerlo abierto, como tasas del aeropuerto. ¿Se imaginan quien tiene que pagar al final ese desfase?
El caso es que lo que se hizo con una inversión que habría que añadir contablemente a lo comentado, para sumar a sus gastos mensuales —¡jope!—, inversión digo de 40 millones de euros, ahora no tienen futuro, ni empresa u organismo voluntario que le baile. Y tiene a poco más de hora y medio en coche toda una infraestructura turística de primer nivel europeo que a nadie parece importar. Eso si, sin añadir más gastos públicos, cuando todos estamos asumiendo que el dinero decrece y hay que recortar por donde se pueda. 

Quien quiera esquiar debe asumir los costos de forma personal, con más lógica que si los comparamos con gastos en educación, sanidad, seguridad, asistencia social o cultura. Las ayudas públicas deben ser progresivas con los ingresos fiscales de las personas. Y si de promocionar el Pirineo se trata, hay que ser conscientes de todo lo que se puede y debe hacer y de cual es la competencia con la que nos encontramos. Soñar, a ser posible, de noche, por favor.

¿Qué crisis tenemos en España? ¿la económica es la más grave?

Poco después de comenzar la crisis, una papelería a la que solía entrar a comprar cerró. El resto de locales vecinos están abiertos, pero este lleva ya unos dos años totalmente cerrado a cal y canto. Nadie quiere alquilar el local porque no tendría mucho futuro en plena crisis, debe ser el miedo a lo que no sabemos si vendrá pero todavía.
Así que, a modo de coña con los amigos, dedujimos que la crisis acabaría cuando el local abriese por fin.
Se que la simplificación de un problema macroeconómico a la realidad microeconómica de un local se tuerce absurda, pero será divertido ver cuando abre y en qué momento de la crisis nos encontramos cuando abra.

Pero la pregunta que quiero plantear es seria.
Mis antiguos profesores ya me avisaron de que al ser economista tendrías que preparar cortas respuestas para los familiares que, intentando fastidiarte, te preguntarían sobre la crisis.
Y yo siempre me salía por la tangente. 
¿Qué crisis?
Tenemos la crisis del crecimiento.
La triste crisis del empleo en todas sus variables.
La de la deuda pública y la de la deuda privada.
Sí, todas se unen y entrelazan  pero siguen tempos algo diferentes.

No en vano, la economía ya está creciendo, tanto en términos intertrimestrales como interanuales, pero creo que no me equivocaré si digo que a la crisis como tal le queda todavía mucho tiempo hasta desaparecer.
El empleo aumentará cuando la producción aumente por encima del 2% del PIB (teóricamente por el crecimiento de la productividad, que de media en nuestro caso es de 1,9% más o menos). Así que a la crisis del empleo aun le falta algo. ¿Y la demanda interna?
Nos falta mucho para ser un país como Japón en lo negativo, pero para ser un país estancado y en donde la demanda interna se vaya al traste y el poco crecimiento se fundamente en las exportaciones, no nos queda mucho.
Por otro lado Paul Krugman sacó el otro día un gráfico en su blog: el gráfico entre el ratio de la economía real y la potencial.
Si el ratio es 1, significa que la producción que se ha realizado es igual a la máxima producción que se podría hacer sin desequilibrar la economía (sin inflación, por ejemplo, o con muy poca).  Si es mayor que 1 significa que estamos en fase expansiva, y si estamos por debajo en fase recesiva, produciendo menos de lo que podríamos.

Aquí está el gráfico en el caso español, desde 1979 hasta 2011 (este último como una previsión):
Ratio entre producción real y potencial.

La verdad es que no sé como hacen el cálculo de la producción potencial, pero viviendo de la OCDE pues me la voy a tomar como algo serio y con sentido económico.
Como vemos, antes de la crisis estábamos cerca del 1 (casi parece un milagro por que la economía española da más bandazos que otra cosa). La caída tan brutal es la crisis actual. Podemos ver como esta crisis es más profunda que la de principio de los 90, y esperemos que la recuperación sea igual de increíble.
El caso es que, ya por añadir, otra forma de establecer el fin de la crisis será cuando la economía vuelva a estar nivelada con su nivel potencial. Es decir, cuando utilicemos todos nuestros recursos (lo cual implica bajar el empleo a marchas forzadas).
Y aun así, los estragos de la crisis no se habrán recuperado del todo. Desempleados de largo plazo, problemas estructurales sin resolver… Vamos, que no sabemos cuando saldremos de la crisis, y aun cuando lo hagamos por uno u otro indicativo siempre podremos dudar de ello, hasta llegar a una tautología absurda: Dejaremos de estar en fase recesiva cuando estemos en fase expansiva. Y me quedo tan pancho.

¿Se puede activar la economía, aumentando el gasto público?

Mientras unos critican el gasto público por generar un efecto de crowding out en la inversión privada, asistimos a como esta inversión —a veces— se centra en los aspectos más improductivos de la economía, y esta transfusión de dinero público directo a bienes como el oro y las materias primas, han empezado a elevar sus precios de forma totalmente especulativa y perjudicial para los países que, en el caso de la alimentación, están mucho menos desarrollados. A la hora de hacer gasto público hay, posiblemente, tres formas que puedan describir exactamente las posibilidades que se tienen dentro de un marco económico realista.

Primer caso: Cavar agujeros para taparlos.

En primer lugar tenemos el más improductivo de todos, el ejemplo que se utiliza a diario para desprestigiar la idea del keynesianismo, a la que le doy vueltas y vueltas y cada vez le veo menos sentido: Cavar agujeros para después taparlos. La idea es la siguiente, en crisis el empleo baja, por lo que una posible idea sería que el sector público contratara empleados para que hicieran agujeros y luego los taparan. Algo totalmente improductivo, cuyo único sentido es hacer que el dinero, en vez de estancarse, siga fluyendo por la economía.
Sí, seguiría fluyendo. Yo en vez de guardar 500 euros en el banco, que irían destinados a cualquier tipo de inversión improductiva, se los tendría que dar al estado para mantener el empleo de otra persona. A su vez esta persona tendría 500 euros más de lo que tendría si estuviera desempleada y por tanto podrá comprarme a mi el producto que yo venda. Todo, claro, a nivel agregado. Todo esto hasta que los niveles de confianza vuelvan a subir y la gente decida gastar de nuevo de forma privada y mantener los empleos por si solos.
El problema es que el dinero en vez de estar dando una rentabilidad (via ahorro) o proveyendo de un mayor bienestar estaría siendo gastado en elementos aun menos productivos. Además, los 500 euros que recibe el obrero también va a querer ahorrarlos (¿Por qué va a ser diferente?) y el estado también tendrá que grabárselos para seguir haciendo circular la economía. AL final, es como tener a un muerto en coma vivo a través de una máquina. Sí está vivo, pero en cuanto la quites el corazón deja de latir (es un ejemplo extremo porque ninguna economía “muere”, pero creo que se entiende).
Puesto que todo lo que suena a comunismo nos entra por una oreja y nos hace explotar la otra, parece que lo único que tendemos que puede hacer el estado es contratar a obreros para que mejoren la ciudad, quitar y poner aceras, crear servicios no demandados, etc. La actividad productiva está, en general, en manos privadas, y hacerse con ello es, por tanto, difícil. El ejemplo de los agujeros sigue siendo, por tanto, tanto en teoría como en la práctica, lo más utilizado (aunque de muchas maneras).

Segundo caso: Finalidad de gran escala.

En segundo lugar tenemos la persecución de un bien común. En la crisis de los 30 fue la segunda guerra mundial. Hace unos días Krugman hablaba de creernos una invasión extraterrestre. En este caso el sector público incide en la producción privada (en el caso de los años 30 incidiendo en la inversión armamentística, proyectos

Contrato temporal hasta los 33 años (rectifica y será hasta los 30) y con 480 euros brutos al mes

El Gobierno de España está hundido y no sabe por donde sacar la cabeza para respirar un poco. Sueña con que pase septiembre e irse a su casa a ducharse definitivamente.
Ahora quiere instaurar los contratos temporales hasta los 33 años de edad con un sueldo de 480 euros brutos al mes. No es broma, se lo aseguro, aunque luego avisa que será solo hasta los 30 años, que ya está bien.

Ni qué decir tiene, que los jóvenes más preparados están comprándose planos de las grandes ciudades europeas para escapar de este santo país que los acogió al nacimiento y les educó y formó con el dinero de todos.
Simplemente los mejores jóvenes se nos irán a trabajar a otros mercados. España se quedará con unos sueldos de 480 euros brutos hasta los 33 años de edad, pero sin posibilidad de emancipación y sin progreso laboral lógico, pues los jóvenes no creerán en la empresas que les paguen tan amplios sueldos.

En mi época se empezaba a trabajar con 14 años, con un contrato de aprendices de bajo costo. Pero a los 18 años era obligado ser como mínimo peón y cobrar el salario mínimo profesional. De esto han pasado 40 años. 
Como se puede ver, hemos avanzado mucho. Pero hacia atrás.

Hayek Vs Keynes: segunda parte sobre la escuela austriaca de economía

Lo cierto es que si no llega a ser por un compañero, autodefinido él mismo como austríaco, no habría llegado a saber tanto de esta escuela económica. Posiblemente, aun siendo la más asignada en gran parte de los círculos económicos (al menos sí muchas de sus ideas), en el plano educativo de la economía básica, la escuela austríaca así como Hayek o Mises son unos granes olvidados.

Hay una razón para ello, aunque para mi es incorrecta. Y es que su escuela es heterodoxa, es decir no se ajusta al canon del resto de escuelas económicas, que basan su idea y conocimiento en modelos.

Hayek Vs Keynes: primera parte

Entramos en fin de semana y por ello la productividad de la semana alcanza su punto más bajo antes de retomar el descanso semanal y recoger nuevas fuerzas. En vez de intentar contar con otras palabras lo que tan sencilla y perfectamente está explicado por el profesor Skidelky, os remito a su propio artículo, "Una nueva contienda entre Keynes y Hayek" donde se puede leer en castellano.
Os remito aquí un par de citas del mismo:
Sobre Hayek:

Su gran fortuna fue sobrevivir a Keynes por casi 50 años, y por tanto reclamar una victoria póstuma sobre un rival que lo había embestido intelectualmente cuando estaba vivo.
La eterna batalla.

Mientras que para Hayek la recuperación requiere la liquidación de las inversiones excesivas y un aumento del ahorro de los consumidores, para Keynes consiste en reducir la propensión al ahorro y aumentar el consumo a fin de mantener las expectativas de utilidades de las empresas. Hayek exige más austeridad mientras que Keynes exige más gasto.
Concluye:

Los cinco puntos anticrisis que acordaron Sarkozy y Merkel ayer

En la reunión que ayer mantuvieron Sarkozy y Merkel se sacaron cinco puntos económicos clave que destaca Lainformación.com Sigo sin entender porque estos cinco puntos tan importantes para el devenir de la Europa del futuro tienen que decidirlos Sarkozy y Merkel en una reunión bilateral y no en una Cumbre conjunta; pero parece cada vez más claro que Merkel marca los caminos e invita a Sarkozy a seguirlos. Los analizamos a continuación.

1. Limitar el déficit en la constitución de los países miembros

Creo que nos vamos de vareta y mucho. Una cosa tan maleable como es un simple número ficticio que hemos supuesto como barrera psicológica a la hora de pedir deuda no puede introducirse dentro de algo tan difícil de cambiar como la constitución. Puede haber situaciones donde un aumento por encima de ese límite estén justificadas, crisis que aun no sabemos como pueden arrastrarnos. Controlar el déficit, crear organismos que fomenten una supervisión más estricta del déficit, castigar a los países que superen el límite de déficit, me parecen medidas suficientes en una economía sana. ¿Vamos a permitir que ciudadanos se puedan endeudar durante 40 años y no que un Estado pueda crear déficit durante uno o dos años bajo circunstancias que lo permitan? ¿Tampoco los países con una deuda irrisoria? De hecho, ¿Por qué este límite no se hace sobre la deuda? ¿No es más normal limitar el que un país se pueda endeudar hasta un 120% de su PIB a limitar el que un país pueda aumentar su deuda de un 30% a un 35% de forma circunstancial?

2. Crear un gobierno económico europeo

Nos ha fastidiado, pues claro. ¿De qué sirve vender al mundo que eres una unidad económica fuerte si ni siquiera tienes un gobierno económico conjunto?

3. Armonizar el impuesto de sociedades

Esto es necesario para que países como Irlanda (con una tributación bajísima) no se lleven todo el capital y nos deje al resto a dos velas. Pero habría que ampliarlo a muchas otras cosas, aunque cierre de manera abrupta la libertad económica de los países.

4. Imponer una tasa a las transacciones financieras

Ya veremos como se impone y como acaba resultando. En un principio teórico la imposición sobre capitales suele ser lo peor, excepto si se hace en conjunto, y a nivel práctico es necesario para, al menos, vender una solidaridad real entre rendimientos de capital y trabajo.

5. Retrasar la llegada de los Eurobonos

Al final los acabarán poniendo, pero cuando la crisis haya acabado y Grecia, España e Italia no les pueda joder el chiringuito. Pero esto nos sigue planteando la duda. La duda que puede hacer que todo este castillo de naipes europeos se venga abajo. ¿De qué hablamos aquí? ¿Del bienestar de Europa o del bienestar de Francia y Alemania? ¿Importamos algo realmente en Europa?

Dejen de mimar a los super ricos; dice el millonario Warren E. Buffet

Muchas veces hay que esperar que personas de otro ámbitos hablen o escriban, para que el tema se tome en serio y no se vea parcial, subjetivo y aprovechado. Si yo digo que quiero una mayor presión fiscal para los que más ingresos tienen, estos pueden decir que soy un interesado que lo que quiere es robarles el percal. ¿Y si lo dice un multimillonario qué opinan los "otros" millonarios?

Warren E. Buffet escribió ayer un artículo en el New York Times que he querido traducir para el blog. Pido perdón porque la traducción puede no ser perfecta, pero al menos será mejor que la que puedan obtener mediante traductores automáticos.

Dejen de mimar a los super ricos.

Nuestros lideres han pedido que el sacrificio sea compartido. Pero cuando lo han pedido me han dejado de lado. He hablado con amigos míos, muy ricos, y aunque se esperaban cierto dolor, al final no se les ha tocado.

Mientras los pobres y la clase media luchaban por nosotros en Afganistán, y mientras la mayoría de los americanos luchaban para ganarse la vida, los mega ricos continuamos obteniendo extraordinarias ventajas fiscales. Algunos de nosotros somos inversores que ganamos billones por nuestro trabajo diario, y se nos permite clasificar nuestros ingresos como participación del beneficio, teniendo que pagar sólo el 15% (el impuesto por ganancias de capital). Otros poseen futuros bursátiles durante diez minutos y tienen el 60% de sus ganancias tasadas al 15% como si fueran inversores de largo plazo.

Estas y otras bendiciones nos caen del cielo gracias a los legisladores de Washington, que se sienten obligados a protegernos, como si fuéramos búhos, o alguna especia en peligro de extinción. La verdad es que es bueno tener amigos en las altas esferas.

Parece que Europa, sea solo Alemania y Francia / It seems that Europe, it is only Germany and France

Hay cosas que me cabrean bastante. Una de ellas es observar desde fuera las reuniones políticas a la que ya estamos acostumbrados entre Francia y Alemania.
¿Por qué demonios tienen que juntarse solo esos dos países a expensas del resto de paises de la UE, de Europa? La culpa es de todos, claro.

El resto de presidentes europeos tendrían que imponerse y obligar a que las reuniones con agenda europea, se hicieran en un marco europeo y de conjunto. Qué menos que esté presente el presidente europeo de turno al menos… ¿o es mucho pedir? ¿o no pinta nada en Europa?
Si no van hablar de nada importante, que no hablen ni pierdan el tiempo. Si lo van a hacer, que se junten con el resto de países europeos. Habría que recordarles a estos dos presidentes, que fueron los que incumplieron los criterios de la deuda hace ya algún tiempo. ¿A qué juegan ahora? ¿nos afectan al resto de ciudadanos europeos lo que decidan hoy?

Información básica de cómo proceder ante el impago de un crédito o hipoteca

Sepamos algo más de cómo proceder si no podemos pagar un crédito personal o hipotecario. Es fundamental antes de solicitar un crédito bancario, tener una cierta garantía de que seremos capaces de soportar al menos al menos un embate personal, un problema personal inevitable. Mucha veces solicitamos préstamos sin que nosotros analicemos realmente nuestra propia situación personal. Recordar que NUNCA se debe solicitar un crédito que suponga una cuota mayor de un 30% de nuestro sueldo mensual neto. Nunca nuestros gastos financieros mensuales deben superar ese 30% de sueldo neto mensual, pues de haber problemas puntuales es imposible devolver lo prestado.
Si tenemos problemas económicos que nos impiden pagar la cuota mensual de un préstamo personal o hipotecario, debemos al menos conocer qué nos va a suceder, cómo contempla la ley nuestro proceder.
Todos los préstamos tienen garantía personal, es decir, al firmar ante notario un préstamo ofrecemos como garantía todos nuestros bienes personales presentes y futuros. Es por ello que ante una situación de impago de los plazos y una vez que la entidad reclame ante el juzgado, un juez, dará sentencia para que se embarguen nuestros bienes.
Los primeros que nos embargan suelen ser la cuenta bancaria y la parte proporcional de la nómina o pensión correspondiente al exceso al salario mínimo interprofesional. Pero si el importe de las deudas es superior en unos meses a lo que se nos puede embargar por cuenta corriente o sueldo, también nos pueden embargar el coche, la vivienda y todos aquellos bienes que crea necesarios el juez para saldar la deuda lo antes posible.

El estrés es contrario a la productividad y al crecimiento

En una sociedad teóricamente avanzada como la que vivimos, ya no solo es que por norma establecida los trabajadores no deberían pasar gran parte de su vida sufriendo y estresados, sino que, además, no beneficia a la economía y a la productividad laboral.

¿Son estas las mejores condiciones para potenciar la productividad y el crecimiento?

Lo cierto es que incluso hay gente que dirá que sí. Que el hecho de poder perder tu trabajo en cualquier momento te hace ser más productivo porque al esforzarte intentas que el empresario no te eche a la calle. Dicen, es el mejor incentivo que tienen los trabajadores para trabajar.
Supongo que los extremos dan resultados que podrían servir para ilustrar una u otra forma de responder. Si nos vamos a las fabricas chinas donde cuatrocientos trabajadores mecánicos se dedican de sol a sol a callar y a no rechistar con un sueldo de mierda maximizando la productividad a base de una necesidad imperiosa de comer veremos que sí, el sistema es efectivo. Occidente se está nutriendo en parte de esta productividad conseguida a base de las malas condiciones de oriente.
Por otro lado tenemos empresas como Google, donde se prima y se mima mucho al trabajador. Lo cual no quiere decir que no se el exija, que todo valga o que el riesgo de ser despedido sea cero. Sin embargo, el ambiente de trabajo relajado, con ritmos y trabajos marcados de antemano pero con la libertad de actuación propia de cada trabajador le confiere a este la importancia que necesita para sentirse realizado y con ganas de trabajar, requisitos importantes para el esfuerzo y el crecimiento en la sociedad de hoy.
Digo esto porque una sociedad mecanicista, industrializada, donde la mayoría actúa de mano de obra barata no es igual, y por tanto no tiene los mismos requerimientos a nivel empresarial, que una sociedad donde la comunicación, la información (y por tanto el aprendizaje), la creatividad o la perfección sean los atributos más característicos (si no lo son, lo serán).
En una sociedad donde lo que prima no es la cantidad, sino la calidad (una sociedad avanzada), el estrés y la productividad hacen mala pareja.

Sueldo bruto de los españoles, declarado en el IRPF

Como es bueno saber cómo se compone la sociedad, tener información sobre un tema que casi nos supone un pequeño secreto familiar y social y que es el tema del que se habla muy poco: “cuanto ganan las personas de sueldo bruto”; consideramos que la información es importante para saber en qué lugar estamos cada uno y podernos comparar. La mayoría de los datos son sobre Aragón, que representa más o menos una media nacional, y al final añadimos algunas pinceladas a nivel estatal.

Aragón tiene más de 90.000 contribuyentes de IRPF que declaran unas retribuciones anuales de entre 1.500 y 6.000 €. En total son 133.000 aragoneses los que admiten unas ganancias inferiores a los 1.000 € mensuales. Son datos que se desprenden de la última estadística del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas del año 2009 que hicimos ahora hace un año. En el otro extremo están los 170 aragoneses que tienen unos ingresos brutos anuales por encima de los 601.000 € —16 más que en 2008.
De los 704.313 declarantes que se contabilizaron en 2009, 201.835 admitieron cobrar entre 12.000 y 21.000 € brutos al año. En el siguiente escalón, están 116.698 aragoneses que tienen unos ingresos de entre 21.000 y 30.000 €, lo que supone un 16,57% más que en el año anterior. Más arriba están los 101.737 trabajadores que declararon unas retribuciones dinerarias brutas y anuales de entre 30.000 y 60.000 € y, a menor escala, se registraron más de 21.000 declaraciones con ingresos de entre 60.000 y 150.000 €.
En el peldaño superior están 2.255 aragoneses que tienen unos ingresos brutos anuales de entre 150.000 y 601.000 €.
En lo más bajo de la tabla, hay 32.332 personas que admitieron ganancias por debajo de los 1.500 € al año. 

En el conjunto nacional, un total de 6.829 personas están por encima de los 601.000 € anuales, seguidos por 78.338 que declararon estar entre los 150.000 y los 601.000 € al año.
En el otro extremo, están los más de 2,4 millones que declararon unos ingresos brutos anuales de entre 1.500 y 6.000 € y los más de 3,7 millones que admiten estar por debajo de los mil € mensuales.
Más amplio es el grupo de los 5,3 millones de españoles que cobran entre 12.000 y 21.000 € brutos al año.

Modelo de localización óptima espacial de servicios conflictivos

Me hice una entrada sobre Geografía Económica algo escasa, pero al acabar me pico la curiosidad por modelizar las ideas que había vertido en el texto. Hacer un modelo económico no es sencillo, pero si partes de conocimientos básicos y no te vas mucho por las ramas, te puede salir algo con cierta rapidez.
Así que hice un modelo de localización óptima espacial de servicios conflictivos. Al hablar de óptima estoy obviando la competencia (simplificación total). Pero se puede asociar a la planificación central / sector público.
El artículo / modelo está hecho en Latex, Localización espacial de servicios conflictivos y va asociado con dos archivos de Mathematica (I) y (II) para el que tenga el programa con dos curiosos manipulates (que personalmente me encantan). El primer documento es un PDF.

Copio la introducción; y el resto, si os interesa lo bajáis desde los enlaces.


Localización espacial de servicios conflictivos

1 Introducción

Supongo que ejemplos y modelos como este, basados en la teoría de la localización, los habrá a patadas. Muy posiblemente, de hecho, el caso que voy a exponer será de conocimiento básico entre los estudiosos del tema, pero como mi única pretensión es la de dar a conocer curiosidades económicas, es algo que no se me presenta como problemático.
Lo que vamos a establecer es cual es la localización óptima de un servicio que genere un bienestar cuyo valor dependa del espacio y, además, de forma no lineal. Hablamos de servicios que la gente prefiere cuanto más cerca mejor, sin llegar a estar en la misma posición en la que están los demandantes. Paradas de autobús, el rastro, o las fiestas pueden ser tres ejemplos básicos de a lo que me refiero.
La respuesta puede ser obvia, y lo es, pero el hecho de poder matematizarla correctamente nos puede dar una base de estudio para, más adelante, presentar otras variantes. De este modo, el resultado básico es que, si la población está uniformemente distribuida, y disponemos una ciudad lineal, la localización se dispondrá en el centro, mientras que si el centro de la ciudad está mucho más habitado, se dispondrá del servicio en barrios adyacentes.
Lo que presente es, pues, un modelo sencillo de representación económica que espero se entienda fácilmente.

Geografía Económica (V): Economia urbana

Lo que voy a decir podría inscribirse, quizás, en la economía urbana, prima hermana de la Geografía Económica.

El trade-off que surge a través de la distancia en Geografía Económica es algo que ya he comentado. Conforme las empresas se acercan a tu posición los costes de transporte bajan, pero como lo hacen todas las empresas, también surge una mayor competencia. Esto hace que según cual sea el valor del coste de transporte o la fuerza de la competencia hablemos de concentración o dispersión de las empresas en núcleos. Hoy quiero hablar de otra curiosidad mucho más cercana para que todos podamos entender las posibles dualidades que pueden surgir en torno a la distancia, desde el punto de vista del ciudadano.

Un ejemplo lo tenemos en las paradas de autobús. La felicidad de las personas aumenta cuanto más cerca de su casa esté la parada de autobús. No tener que andar dos o tres calles todos los días es algo que, por lo menos en Zaragoza, a gente valora mucho. Así que la gente pide insistentemente más paradas de autobús y al lado de su casa. Sin embargo, esta relación (menor distancia – mejor) no es lineal. La gente también se queja insistentemente si la parada de autobús está justo debajo de su casa, porque genera mucho ruido. La gente quiere que haya muchas paradas, pero en una posición intermedia.

Otro ejemplo sería el rastro. Nadie quiere pagarse una hora y media recorriendo media ciudad para llegar al rastro los domingos por la mañana. Y cuando lo van a cambiar de sitio mucha gente desea que lo pongan… en el barrio de al lado. Por que, de nuevo, lo quieren cerca, contra más cerca mejor, pero no tan cerca.

Esto es por que las fuerzas que generan los dos servicios se contraponen con la distancia. Y el efecto de la preferencia por la distancia no es lineal.

Y por tanto, la determinación del equilibrio genera ya de por si ineficiencias, porque no puede gustar a todo el mundo. No existe un win-win. Lo cual aun revierte en el hecho de basar las decisiones en otros factores en vez de la pura optimización, como puede ser la historia, o la política. Voy a intentar hacer un modelo del efecto a ver que sale.

Necesitamos crecer mínimo al 2% para crear empleo

 


En España pero también en el mundo occidental llevamos ya mucho tiempo escuchando frases que, para el que no entienda de economía, puedan parecer “magia”. 
Se dice que, para que el empleo aumente, las tasas de crecimiento interanual se tienen que establecer en el rango superior del 2%.

¿De dónde proviene la cifra?


¿Es real esta cifra? Diría que sí, pero tenemos un pequeño problema al atribuir la relación causa efecto.
Podemos decir que es una cierta regularización empírica, de las pocas que surgen en economía (algún día igual hablo de sus escasas “constantes”). Cuando la producción empieza a crecer por encima del 2%, el empleo empieza a crecer de forma consistente, o la tasa de paro baja.
Lo que pasa es que el crecimiento se basa en muchos otros aspectos a parte del crecimiento de la fuerza de trabajo. Dos importantes fuentes son los factores productivos y la productividad, y podemos aderezarlo todo con un poco de inflación si de lo que estamos hablando son tasas brutas.

Se puede estimar que el efecto de estas dos fuentes de crecimiento está en torno al 2%, y además son algo más “regulares” que el empleo. Lo que significa que si hemos crecido un 1%, será, con mucha seguridad, atribuible al aumento de la productividad. Cuando decrece la economía la productividad sigue creciendo, y a mayor velocidad, pero la destrucción de empleo es aun mayor.
Como yo lo veo, cuando el empleo crezca, dicho factor de crecimiento se unirá con los otros dos y, por tanto, la economía crecerá a un ritmo mayor del 2%. Es decir, la causa de que se crezca a más del 2% es el aumento del empleo, y no al revés. El hecho es que cuando se registran aumentos de la producción por encima del 2% se registra aumento de empleo, y eso sucede en ambos casos, pero ¿cuál parece más lógico? ¿Qué el factor de producción genere el crecimiento? ¿o que el crecimiento genere la contratación?
Pero el hecho es que el efecto llamada también está allí (aunque para algunos no exista…). Es decir, que si crecemos a más del 2% esto incita a las empresas a producir porque reciben el estímulo de que la economía va a empezar a remontar. Pero esto es una dinámica y no un efecto.

Así que el problema es el siguiente: Si los empresarios saben, porque se lo repetimos mucho, que hasta que la economía no crezca al 2% el empleo no crece, y por tanto la demanda no crece, y por tanto su producto no se vende, ¿cómo van a contratar? Y si no contratan, ¿Cómo va a crecer la producción?
Otro pez que se muerde la cola. La economía más parece un océano con tanto pez de estos…

Posible fraude masivo y estructural a Hacienda por empresarios, autónomos y liberales

En Aragón (por poner un ejemplo incluso positivo), los trabajadores y pensionistas aragoneses declaran anualmente 5.400 euros más de media a Hacienda en su IRPF, que los pequeños empresarios y profesionales liberales, un fraude «masivo y estructural» según un informe hecho público este lunes por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

Esta diferencia asciende a 7.900 euros si se compara con lo que declaran los microempresarios, como pone de manifiesto la tercera edición del Informe de la Lucha Contra el Fraude Fiscal en la Agencia Tributaria, elaborado por Gestha a partir de la última estadística del IRPF-2009, declarado en junio de 2010. En España, los asalariados declararon una media de 8.300 euros más que los empresarios.

De esta forma, los trabajadores y pensionistas aragoneses declararon el pasado año 18.412 euros de media, lo que supone un 42% más que lo declarado por los pequeños empresarios y los profesionales liberales que obtuvieron unos rendimientos medios de 12.959 euros. Asimismo, los ingresos declarados por los microempresarios se movieron también por debajo del «mileurismo», situándose en una media de 10.503 euros, es decir, los trabajadores y jubilados declaran un 75% más que ellos.

Para el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, «la crisis en 2009 afectó a los profesionales y pequeños empresarios españoles que redujeron sus beneficios». Pero la crisis también afectó a los trabajadores, aumentando el número de desempleados en 1.118.600 personas solo en 2009, agrega. A su juicio, «no es creíble» que durante los últimos 16 años, década de expansión económica incluida, un empleado o pensionista gane de media más que un pequeño empresario, notario, arquitecto, médico o abogado, entre otras profesiones liberales bien remuneradas.

Un hecho que se debe a la existencia de un «fraude fiscal estructural y masivo» entre los autónomos que tributan de media en el IRPF por debajo del mileurismo.

En el primer caso, los datos de Gestha muestran que las mayores diferencias entre las rentas declaradas se localizan en Madrid (10.776 euros), Asturias (9.815 euros), Cataluña (8.765 euros), Cantabria (8.666 euros), Galicia (8.578 euros), Castilla-La Mancha (8.319 euros), Andalucía (7.600 euros), Baleares (7.448 euros) y Castilla y León (7.401 euros). Por el contrario, las regiones donde estas diferencias son menos acentuadas son Murcia (6.871 euros), Comunidad Valenciana (6.480 euros), Canarias (5.984 euros), Extremadura (5.545 euros), Aragón (5.452 euros) y La Rioja (5.401 euros). Si se comparan los ingresos netos declarados por trabajadores y microempresarios, el mayor diferencial se aprecia también en la Comunidad de Madrid (14.782 euros), seguida de Cataluña (10.532 euros), Asturias (8.802 euros), Cantabria (7.983 euros), Aragón (7.908 euros) y Baleares (6.954 euros).