Comercio al por menor en España. Es el consumo

Os presento dos de esos indicadores mensuales que nos dan el pulso de la economía española desde la perspectiva del comercio, del consumo, en este caso el comercio al por menor.

Es sobre todo destacable la caída en un 7,3% corregido de calendario en el índice general. Si vemos la evolución en base a la media móvil, nos encontramos con que estamos en niveles parecidos a los que llegamos en el punto álgido de la crisis en el año 2009.

Pero la cosa se pone peor si vemos la evolución en grandes superficies comerciales, donde, de hecho, ya hemos roto la barrera del año 2009.


E intuyendo que esta situación no puede si no seguir tristemente hacia abajo, la preocupación va en aumento. 
Déficit, Déficit, Déficit, dice el gobierno. 
Mientras tanto nuestro comercio en España batiendo records de caída. Ahora es el consumo interno, tontos.
Si se hace "clic" sobre las imágenes se verán más grnades y se podrán leer las leyendas.

Miguel Puente Ajovín. caóticaeconomia.blogspot.com

Análisis trimestral de la economía española (II - 2012)

Escrito por Miguel Puente Ajovin en Caótica Economía / @caoticaeconomia
28 de agosto. Martes. En un agosto marcado por las vacaciones y el punto estático en el que nos encontramos, a punto de firmar un rescate que a luz de los países de nuestro entorno puede hacernos más mal que bien, a punto de que suba el IVA y, junto a él, el sprint final del estado para empujar hacia abajo un déficit que parece no querer hacer caso a sus (ilógicas) teorías, a punto de iniciar el curso escolar y, con él, el curso empresarial, donde el stand by dejará de aplicare y el aumento del paro volverá a resurgir cual ave Fénix, nos volvemos a encontrar con los nuevos datos publicados por el INE sobre la evolución trimestral de nuestra economía.  En este pequeño análisis gráfico vamos a dar cuenta de la evolución de las variables más importantes. Recuerden que los datos son, si  no se dice lo contrario, tasas de crecimiento interanual. Si quieren ver los gráfico ampliados, simplemente pinchen en ellos.

CONTEXTO INTERNACIONAL

La crisis/recesión/depresión hace mella en nuestro país, así como en nuestro entorno. Reino Unido, Países Bajos, Italia, Portugal y Grecia nos acompañan en esta vuelta de tuerca, este double dip recesivo que ya se pronosticaba por estas mismas fechas hará un año (de una manera más oficial). Japón destaca con un crecimiento del 3,6%, incluso superior al del primer trimestre, y Estados Unidos sigue creciendo (aunque con una evolución que sigue sin despegar del todo).
 Los rescates de Portugal y Grecia y las consecuentes caídas en su nivel de producción no parecen ser muy halagüeñas para con nuestro país. El FMI sigue publicando papers teóricos y empíricos donde su máxima conclusión es dar más tiempo para el proceso de ajuste y austeridad mientras los eslóganes públicos junto a la fuerza alemana del Bundesbank parecen creer tanto en que la confianza derivada de este proceso de ajuste dará sus frutos como un niño pequeño en los reyes magos.
A destacar la importante revisión que desde el propio INE se ha realizado sobre el crecimiento de 2010 y 2011. Si en el primero pensábamos que habíamos caído un 0,1%, lo cierto es que lo hicimos en un 0,3%. Y en 2011 crecimos realmente al 0,4% y no al 0,7% como se indicaba hace apenas unos meses. Unas revisiones a la baja que debemos tener en cuenta para coger con pinzas estas mismas que ahora mismo vamos a observar.
También se ha revisado el crecimiento del primer trimestre, que indicaba un decrecimiento del 0,4% y que ahora indica una caída del 0,6%.
Recuerden que lo importante no es el dato numérico, una cifra matemática sin más, si no la tendencia y la evolución que esta nos indica.

EVOLUCIÓN DEL PIB

Echemos primero un vistazo a los datos del PIB.

En las columnas podemos ver la cifra de producción en niveles, a precios constantes. La variación trimestral es de -0,4%, una decima más que el trimestre anterior. La cifra interanual nos informa de que la producción en este segundo trimestre ha sido un 1,3% inferior al mismo trimestre del año anterior. Una caída muy abultada, sobre todo si tenemos en cuenta que se esperaba una caída de solo un 1% (y que a este paso en un par de trimestres se volverá a revisar a la baja).
Vamos a descomponer el nivel agregado en sus diferentes rúbricas, empezando por la economía domestica y externa.

DEMANDA INTERNA Y EXTERNA

Podemos descomponer como ha evolucionado la producción en base a la demanda que ha venido de nuestro interior (demanda domestica o interna) y la que proviene de nuestro exterior:

Lo preocupante es la tónica general de nuestra demanda interna, que sigue cayendo, en este caso en un 3,9%, y nada parece indicar que vaya a parar su descenso. Con el aumento de paro, una renta total en caída y la necesidad de ahorrar para pagar una deuda privada que sigue lastrando el consumo, la demanda de los españoles no puede sino caer, y con ella, la producción total del país.
La demanda externa se ha mantenido en un crecimiento interanual del 2,6%, paralizando el crecimiento al que nos veníamos acostumbrando. Para ver su evolución vamos a desgranarla en las partidas de exportación e importación:

Desde luego, si hubiera que señalar una sola cosa positiva que pudiéramos destacar de la evolución de la economía española, serian las exportaciones. En un contexto recesivo a nivel europeo, nuestras exportaciones (que son las importaciones del resto de países, también con sus procesos de ajuste) reducen su ritmo de crecimiento. Sin embargo, se mantienen aun en un nivel positivo incluso crecen un 3,3%, más que el trimestre anterior. Nuestras importaciones en cambio, si bien siguen una tónica de descensos que, en conjunto, disminuye nuestro déficit exterior (una de las claves necesarias para la recuperación a corto, medio y largo plazo), lo ha hecho en menor nivel que el trimestre anterior, cayendo un 5,4%, 5 decimas menos.

De hecho, este trimestre hemos conseguido un saldo positivo en nuestro mercado exterior. Hemos exportado (en términos nominales, es decir, sin descontar precios), más de lo que hemos importado.
El problema es que no sirve de nada mejorar nuestro saldo externo si, por el camino, destrozamos en mayor grado nuestra economía interna. Veamos
ahora como ha evolucionado esta.

CONSUMO

El consumo sigue en caída libre. Este trimestre el descenso ha sido de un 2,4%, 4 decimas más que el trimestre anterior. Movido por el consumo privado, de los hogares, y el consumo público, en sus perspectivas de que esta austeridad pública consiga reducir un déficit que se resiste a bajar.

Las razones de la caída del consumo privado son conocidas. Una caída del 3,7% en el total de horas trabajadas implica menor empleo. La ocupación cae un 4,6% y la remuneración total de los asalariados cae a un ritmo intermedio, un 3,9%. Menor renta implica menor consumo. Además de la necesidad de los consumidores, como ya hemos indicado, de seguir pagando su propia deuda y mantener y aumentar un ahorro necesario por precaución en tiempos de crisis (donde tu puesto de trabajo peligra mucho más).
Lo que si aumenta es el excedente bruto de explotación , un 3%. Esto se debe a que las empresas también tienen que pagar su propia deuda, para lo cual deben aumentar su ahorro o generación de excedente. Claro que la forma que tienen de conseguirlo es disminuyendo así mismo el nivel de empleo (para reducir el pago de salarios), pero esto lo veremos mucho más detenidamente en unos meses cuando salgan los datos de las balanzas sectoriales.

INVERSIÓN

 La inversión total (o formación bruta de capital), presenta una caída del 9,4%. En un entorno recesivo, con una demanda en plena caída libre, sin perspectivas de poder sacar rentabilidad a una inversión que aumente tu nivel de producción, y con unas condiciones financieras que dificultan que incluso los proyectos rentables se acerquen al dinero necesario para comenzar la inversión, la inversión no puede si no caer.

El sector de la construcción, como nos tiene acostumbrados, apunta una caída del 11,8%, mostrando que el sector sigue ajustándose a los niveles más altos. Los precios deben caer a un más, y el stock de viviendas que tenemos es un enorme océano que incluso algunos piensan ahora en destruir. La obra pública también está en mínimos dado el proceso de ajuste del sector público.
Los bienes de equipo, que se suele asociar a la inversión necesaria para la producción futura, cae un 6,9%, un punto porcentual más que el trimestre anterior, denotando la escasa capacidad de nuestro sector productivo de poder volver a sendas de crecimiento, al menos, en el corto plazo.

PRODUCCIÓN POR SECTORES

Una vez descompuesta la evolución de nuestra producción por la vía de la demanda, podemos ver la vía de la oferta, atendiendo a la evolución de los diferentes sectores económicos.

La agricultura evoluciona positivamente, pero su peso en el total es de apenas el 2,7%, por lo que su variación no afecta en gran medida en el total. La industria sigue su tónica recesiva, cayendo un 3,1%, que, junto a la construcción, que cae un 7,1%, mejoran las cifras del trimestre anterior.  Si bien la industria manufacturera cae un 4,6%.
El sector servicios mantiene una caída del 0,3%, alejándose de las cifras positivas de los trimestres previos. Pero la evolución es bastante heterogénea. Las actividades profesionales caen un 1,7%, el comercio y la hostelería cae un 1,2%, mientras que las actividad financieras aumentan un 1,9%. La TIC, servicios destinados a la información y comunicación, aumentan tan solo un 0,5%, dejando atrás las cifras tan altas que indicaban este cambio en el paradigma productivo. Peligra su evolución en el siguiente trimestre donde, si siguen a este ritmo, empezarán a caer.

ENTONCES… ¿CÓMO ESTAMOS?

Hemos visto que nuestra producción ha caído un 1,3%, más de lo esperado. Gracias a nuestro mercado externo, que ha conseguido alcanzar cifras positivas en el saldo exterior, esta caída no ha sido mayor, porque la economía interna sigue desplomándose.
Los consumidores no pueden consumir más, los inversores no ven rentable invertir en un temporal claramente recesivo y las administraciones públicas siguen su proceso de ajuste, disminuyendo su participación en el impulso productivo del país.Y aun así, este segundo trimestre se presentaba como uno de cierta calma. La austeridad pública todavía no ha dado la puntilla final, y el rescate, con las consecuentes nuevas medidas, pueden dar un tortazo bastante amplio a nuestra ya maltrecha economía.
A la luz de estos datos, la recuperación económica y del empleo, no solo se antoja lejana, sino cruda y lenta. Y lo único que parece que podemos hacer es seguir rezando para que nuestro mercado externo se sigua comportando tan bien como hasta ahora, lo cual, si me permiten, es difícil.Espero que les haya sido útil e informativo este pequeño análisis express.
En un par de meses volveremos a ver la evolución de este segundo trimestre a la luz de las decisiones de consumo, ahorro e inversión de los diferentes sectores institucionales, y podremos cerrar la mitad de año con este mal sabor de boca que nos da el saber de antemano que las cosas pueden, y van a, ir a peor.Muchas gracias por su tiempo.
PD: Me gustaría señalar que hay serias dudas (cada vez más serias) de la adulteración estadística de estas cifras. Por ejemplo, al utilizar un deflactor del PIB (para ver la evolución en términos reales) de 0,3%, siendo que la inflación es del 2%. Al introducir en los datos una menor desviación via precios, estas aumentando el valor del crecimiento (o disminuyendo el decrecimiento). En resumen, la realidad es que la caída podría ser mucho mayor.

España crece en exportaciones del sector agrícola

Es interesante conocer como se están comportando nuestros alimentos a la hora de ayudar a España a salir de la crisis. Crecen nuestras exportaciones totales, pero sobre todo empujadas por un sector de alimentación que cada vez está conquistando más mercados exteriores. Nuestros datos de exportación hacia Europa nos indican una tendencia muy interesante de proteger y cuidar. Estamos hablando de cifras que se refieren al primer semestre del año 2011. Somos los reyes del aceite (por poner un ejemplo) y hay que hacerlo valer en periodos de crisis económica. 

La venta de productos alimentarios en este primer semestre 2012 aumenta hasta los 16.746,2 millones de euros (un 9,5% más interanual), en detrimento de otros sectores como el del automóvil, que perdió un 9,9% de importancia en el primer semestre de 2012. 

La huerta española fue la reina en este ámbito con un monto de 6.893,9 millones de euros obtenidos con la venta de frutas y legumbres. Por detrás se situó la carne (2.229,6 millones), bebidas (1.558,4 millones) y la pesca (1.412 millones). Pese al buen dato de exportaciones, hay que tener en cuenta que España mantuvo un nivel alto de compras de alimentos en el extranjero que supusieron un total de 13.459 millones de euros, con un peso predominante de las bebidas importadas del exterior. 

Gracias a estos incrementos, el saldo comercial total con la Unión Europea registró un superávit de 5.539,5 millones, mucho mayor que el de 1.587 millones del mismo semestre de 2011. En comparación con el resto de socios europeos, desde que empezó la crisis en 2009 (y hasta finales de 2011), las exportaciones españolas son las que más han crecido, un 36%, frente al 32% de subida en Alemania y el 30% de Italia. Además, la previsión total para 2012 sitúa a España por delante de las grandes potencias europeas, con un aumento del 2,1% anual, frente al 1,3% de Francia, el 1,7% de Alemania o el 0,9% calculado para Italia, según el Fondo Monetario Internacional.

España aumenta su dependencia del BCE Banco Central Europeo

Estos días hemos conocido dos gráficos de estos que preocupan y mucho en España por lo empinadas que son sus pendientes. Es como observar con pavor lo alto que has subido tras montarte en la montaña rusa y la velocidad de caída que vas a sentir en breves instantes; solo que aquí no sabemos si tenemos algo que nos mantenga sujetos al asiento económico público.

El primer gráfico nos indica la cantidad de prestamos que las entidades de crédito han solicitado al Banco Central Europeo. Pone BdE (Banco de España), porque en el sistema Target que regula el funcionamiento monetario a nivel europeo. Los bancos españoles no se endeudan con el BCE, sino con el BdE, y es este el que se endeuda con el BCE (Banco Central Europeo).

El gráfico muestra la evolución desde el año 1999, y si ya en el verano de 2010 el repunte pudo ser de órdago, lo que estamos viviendo este verano lo multiplica por 3.

¿Qué nos dice este gráfico?

Los bancos necesitan crédito para sus operaciones. En general, lo pueden pedir a otros bancos, o utilizar los depósitos que tengan. Pero si la gente saca sus depósitos fuera, o si los bancos extranjeros no se fían de ti y no te prestan el dinero, tu única alternativa es ir al BCE. Lo que nos dice este gráfico es, por tanto, la dependencia de los bancos al crédito del BCE. Un signo de la confianza del resto de agentes en nuestro sistema financiero que, como podemos ver, es nulo.

El segundo gráfico es el de créditos dudosos. Del total de créditos que se dan en la economía, podemos desglosar estos entre los créditos comerciales, los que tienen garantías (como, por ejemplo, los hipotecarios), los créditos a largo plazo… Un de esas partidas es el de créditos dudosos, aquellos que no se sabe muy bien si se van a pagar. También se suelen llamar impagos, o créditos morosos. Calcular el porcentaje de estos créditos sobre el total nos informa sobre la salud de los créditos y de las entidades que los tienen.

¿Y qué nos encontramos?
Pues que hemos batido el record.

Como vemos en el gráfico, el record estaba en un 9,14% en febrero del año 1994 (la crisis del 94). El mes pasado en 2012 estaba en un 8,9% y en junio hemos conseguido llegar al 9,4%.

El problema puede ser aun mayor si vemos la evolución conjunta de las variables.La caída total del crédito está siendo mucho más pronunciada que en el 94, y el ascenso de los créditos dudosos sigue en aumento, por lo que, lejos de quedarnos aquí, lo más probable es que el porcentaje aumente un poco más.


Y es que la mejor forma de pagar la deuda es tener un trabajo con el que poder pagarla. Si la coyuntura sigue empeorando, los créditos dudosos mantendrán su ascenso. La fiabilidad de nuestro sistema financiero se recrudecerá, y nuestra dependencia del BCE seguirá en aumento.

Cifras del negocio en industria y servicios segundo trimestre 2012

Las cifras de negocio nos informan a grandes rasgos de los ingresos de la industria y el sector servicios, no tanto del nivel de producción, que nos sirve igualmente para tomarle el pulso a la economía.
Comenzamos por la cifra de negocios de la industria:
El índice general cae un 5,4% (los datos son siempre interanuales), lastrado sobre todo por la evolución de los bienes de equipo (producción futura), que cae un 14,3%. La máxima caída desde 2010. 

Si hacemos la media móvil podemos ver la evolución estilizada:
 

La energía es la que mayor aportación positiva genera, pero tambien está empezando a decaer (ha pasado de crecer entorno al 40% a un 7,2% en junio).

Los bienes de consumo en cambio siguen su tónica de estancamiento derivada sobre todo del consumo no duradero.

En cuanto al sector servicios:

El índice general ha caído un 5%, un poco menos que el mes anterior (5,8%), ayudado tanto por una menor caída del comercio y otros servicios. En el gráfico podemos ver como este mes ha sido un poco más benevolente con el devenir del sector.

En resumen, y creo que ya se han acabado las estadísticas de los dos primeros trimestres (a la espera, claro, de las potentes cuentas trimestrales) el resumen es claro. Este segundo trimestre ha ido mejor de lo esperado (al menos si esperabas una debacle como la de la primera parte de la recesión), no tanto porque la tendencia de la economía vaya a empezar a mejorar sino porque el empeoramiento se ha debido retrasar. Pero ahora empezarán a tomar forma los ajustes y su efecto en la economía real, así como la espera del rescate va a seguir afectando a la economía monetaria. Entramos en un estancamiento-depresión de la economía que, de momento, va a ir para largo. Miguel Puente Ajovín

Crecimiento o recesión en la zona euro, segundo trimestre 2012

Los datos publicados hoy por Eurostat en su informe sobre crecimiento trimestral de 2012 es malo, nos lleva hacia la entrada de otra recesión en Europa a poco que no lo remediemos. En la imagen que os dejo, de elpaís.com con los últimos 4 trimestres entre 2012 y 2012 nos muestran una radiografía económica muy floja de cómo se han ido modificando el crecimiento según avanzaban los trimestres. 

 Si analizamos los datos publicados del segundo trimestre de 2012 (comparados con los mismos datos del mismo trimestre del año anterior) tenemos para la UE17 de un -0,4%, y de otro -0,2% para la UE27. No es lo mismo comparar los datos interanualmente, que con arreglo al trimestre anterior, pues la estacionalidad afecta a unos países más que a otros. 

Bélgica ha variado con arreglo al último trimestre un -0,6% pero en relación al trimestre del año anterior un -0,4%. En ambos casos entrando (casi) en recesión pues todavía no lleva dos trimestres seguidos bajando. Situación parecida a Finlandia. 

Pero la situación es peor para España, Portugal, Gran Bretaña, Hungría, Chipre, Italia o República Checa que ya llevan al menos dos trimestres seguidos en pérdida del PIB. No tenemos datos de Grecia por la lentitud en publicarlos para no asustar, pero si tenemos de Portugal que ya está aplicando las reformas que deberían haber resuelto parte de sus problemas tras el rescate y sus datos son muy malos, con el añadido de más deuda pública tras la ayuda europea. 

Tendríamos que insistir todos en que las medidas tomadas en toda Europa no parecen estar dando los resultados previstos y muchos menos, lo necesarios. ¿Hasta cuando tendremos que estar así, para no poder nunca crear puestos de trabajo neto?

Teoría sencilla de lo que es el dinero y su relación con la deuda

Hablar tranquilamente del dinero (teoría sencilla del chartalismo o cartalismo), ese elemento fundamental en el debate y el entendimiento económico, es, a veces, algo difícil. Sobre todo porque siendo un elemento de utilización diaria y en el que basamos gran parte de la argumentación y lógica económica, el dinero, su origen, su uso y sus efectos, están lejos de ser asentarse en un consenso unánime. Lo más característico, curioso si cabe, y de lo que quiero hablar hoy, es sobre su origen.

Probablemente pienses que es algo muy simple, de lo que ya has oído hablar. En el principio de los tiempos existía el trueque, y cuando se quedó escaso para ciertos intercambios vino la moneda. Pero puede que esa visión bastante parcial de las cosas esté más equivocada de lo que los manuales de texto de todo el mundo parecen indicar.

El origen del dinero se puede encontrar en una de sus definiciones más conocidas: “Dinero es cualquier cosa que los miembros de una comunidad estén dispuestos a aceptar como pago de bienes y deudas.”

Explicación sencilla sobre el "multiplicador del gasto"

Una de las primeras lecciones que se explican en Economía es la del "multiplicador del gasto". De lo que nos informa este multiplicador es sobre cuanto va a aumentar la actividad económica tras el aumento del gasto público. Es un componente básico del debate económico y en la lógica explicación nos dejamos ciertas cosas muy interesantes sin aclarar, que son necesarias para matizar un concepto tan importante.

La explicación más sencilla y básica y, a menudo, única que se da es la siguiente:
La producción total (que es también la renta total) se puede descomponer en consumo, inversión, exportaciones netas y gasto público. A su vez, el consumo depende de la renta, de forma que, si aumenta el gasto público, estaremos fomentando que aumente la producción y por tanto la renta y, al hacerlo, estaremos también fomentando el consumo, de forma que al final el incremento total de la producción es superior a la del gasto público. La ecuación final se matiza mucho más incorporando una estructura más compleja por parte del sector privado (ahorro, impuestos, importaciones). La pregunta, entonces, es sencilla: A la vista de los datos, ¿el multiplicador es inferior o superior a la unidad?
Y entonces se hacen análisis econométricos y empíricos y gráficas de correlación y cogiendo unos datos u otros, un paper te dice una cosa y otro te dice otra. El problema, y para mi importante, es que si bien se matiza mucho la estructura del consumo privado, se homogeneiza todo el consumo o gasto público. A la hora de hacer una correlación se introducen dos datos de aumento del gasto público de dos países diferentes suponiendo que el efecto debería ser el mismo, y aun con la misma estructura privada, esto no tiene porqué ser así. El cómo estructura el gobierno el gasto público importa. Tanto a la hora de aplicar el gasto como a la hora de financiarlo.
Partiendo de la ecuación básica:
Y = C + I + G + X – M

1º: No todo gasto aumenta la producción.
Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que no todo el gasto público incrementa directamente la producción. Si el estado gastara doscientos euros más por habitante en comprar ipads (por poner un ejemplo extremo), toda la renta acabaría en el exterior. Habríamos aumentado el gasto público (G) y, a la vez, las importaciones (M). De forma que la producción y la renta, no varía.
Se suele incorporar el hecho de que los consumidores, una vez que tengan más renta, si aumentarán sus importaciones, pero no el que el gobierno puede, de manera directa, aumentarlas.
Aquí el tipo de gasto público que se realice, por tanto, es fundamental.

2º: Crowding out.
Otro elemento que sí se suele utilizar más del lado contrario es del crowding out. El hecho de que el gobierno debe financiarse para realizar el gasto.
El argumento es que si el gobierno está captando fondos o ahorros de los españoles que, de no ser captados, habrían sido invertidos en España, entonces todo aumento del gasto público (G) llevaría aparejada una disminución de la inversión privada (I), de forma que la producción y la renta, no varía, tampoco.
En un sistema monetaria moderno y con soberanía monetaria esto no sería un problema, puesto que la oferta monetaria se determina de manera endógena y no por las reservas o el ahorro previo, pero otros casos, como el de Grecia, no son tan benevolentes, ya que si el BCE no nos quiere prestar directamente a precios razonables, ni tampoco admite la deuda pública en posesión de los bancos como colateral, que el gobierno se financie puede no ser neutro.

El efecto del gasto público puede ser, por tanto, muy diverso. Puede que capte ahorros privados y los dedique a gastarlos importando (lo cual afectaría negativamente a la producción). Puede que capte ahorros del país y los dedique al mismo país o que no haya efecto crowding out pero lo gaste todo importando (de forma que no afecta ni positiva ni negativamente), o puede que obtenga créditos del BCE y los dedique al propio país (por lo que afectaría positivamente a la producción). Comparar dos gastos públicos únicamente mediante el dato total y bruto no es correcto, puesto que si son heterogéneos el efecto que realizarán será distinto y la estructura o función o curva o correlación que encontremos no tendrá ningún sentido económico, sino meramente estadístico (relación espuria). Imagínense que estudiamos el efecto en la satisfacción de consumo de helados por parte de un mismo individuo. Le damos primero un helado de fresa y luego dos de tierra (absurdo, sí). Si tomamos los helados como entidades homogéneas, podríamos establecer un gráfico donde el nivel de satisfacción sería mayor con el consumo de un solo helado que con el consumo de dos helados (porque eran de tierra).

Conclusión: Consumir más helado nos satisface menos.

En definitiva, no creo que exista ni empírica, ni teóricamente, un “multiplicador del gasto” tal y como está planteado de manera teórica y, en el caso de España, no tendría mucha diferencia (teórica) con lo que podría ser el “multiplicador del consumo privado”. La diferencia, está en la estructura y el propósito. Un buen gasto público debe basarse, sobre todo, tanto en servicios como en la ayuda directa a las personas (o como pide la MMT, un Job guarantee). Proyectos más megalomanos, sobre todo dada nuestra estructura enérgética, pueden acabar potenciando aun más nuestro deficit exterior.

PD: Otras criticas al gasto publico se ofrecen desde el punto de vista productivo. Si la inversion pública la podría haber realizado el sector privado e introducimos el argumento de que éste es más productivo, por motivos de competencia. No lo comparto al 100% pero hay casos donde puede darse.
PD2: Sobre la inexistencia del efecto crowding out podeis leer este extensor artículo.
PD3: Ahora mismo la estructura de nuestro gasto público se basa en el gasto social, que van directamente al sector privado. Los gastos ministeriales y la inversión pública, han estado disminuyendo.
PD4: No dejen de leer esta entrada de NadaesGratis sobre el multiplicador.

Por Miguel Puente Ajovín. Caótica Economía.

Análisis coyuntural en agosto de la España 2012

Comienzamos agosto de 2012, lo que implica que ya hemos pasado el ecuador del año que emprendimos la travesía del desierto y quedan ya menos meses para intentar ver la luz del final del tunel de un año más que malo.
Acaba julio, y con él el inicio del verano que tan bien le suele ir al empleo por estas Españas complicadas con el empleo. Sin embargo, este año la cosa no ha ido del todo bien. Y los augurios futuros no parecen mejorar mucho el percal.
Los PMI, que nos informan sobre la evolución de la economía con cierto adelanto, siguen siendo demoledores para España y Europa.
El dato del PMI industrial de España fue de 42.1, frente al 41.1 del mes anterior. Una tímida subida que queda aun lejos del 50 que indicaría expansión económica.


Europa por otro lado ahonda más la caída, cayendo de un 45,1 a 44. El deterioro de la economía europea parece no tener fin.
El dato de servicios mejora aun menos en la época estival, subiendo de un 43,4 a un 43,7. Aunque la evolución parece ser más benigna.


El paro mostró una caída registrada de 27.814 personas. Lo cual aumenta la tasa de incremento interanual al 12,44%, ya que el año pasado cayó casi el doble. En términos desestacionalizados el paro aumentó en 53.622 personas, mostrando que toda mejora ha sido plenamente temporal y la evolución subyacente sigue empeorando.


La afiliación sigue el mismo patrón. El dato registrado muestra un aumento de 4.895 personas afiliadas, pero el dato desestacionalizado muestra una caída de 71.889 personas, aun peor que el dato de paro.
Y lo peor de todo es que la estación de verano ya ha acabado, por lo que los cuatro meses en los que el paro registrado (que no el desestacionalizado) mostraban caídas del paro ya han acabado, y los telediarios lo van a tener difícil ahora para seguir vendiendo optimismo barato.
Y si el año pasado en el verano el paro cayó en 253.927 personas, este lo ha hecho tan solo en 163.412.
A este ritmo, llegamos a los 4.900 a final de año con casi toda seguridad, y la EPA podrá mostrar sin mucha dificultad los 6 millones de parados que quizás, nos darán la vergüenza necesaria como para que dejemos de mirar a las musarañas con un tema tan importante como este. Movidos por los vaivenes de una inoperante e ineficiente institución como el BCE (atorada por los hilos del Buba) y la ineptitud de nuestro presidente, a este paso nos vamos a la mierda antes de lo esperado.
Artículo de Miguel Puente Ajovín, para Caótica Economía